🌟 ✨ Telescopio Hubble descubre Ícaro, la ESTRELLA más lejana jamás observada. 💫 💥

by - abril 10, 2018

Gracias a un fenómeno natural científicos estadounidenses y europeos descubren la estrella  que hasta el día de hoy es la más lejana que ha sido observada por el ser humano.

Ícaro es el nombre con el que se le ha bautizado a esta estrella, la cual se encuentra a 9,000 millones de años luz de la tierra y pudo ser observaba por un equipo internacional de astrónomos mediante la implementación del gran telescopio espacial Hubble y con una pequeña ayuda espontánea muy caprichosa por parte de la naturaleza al generar este fenómeno llamado “lente gravitacional”, es por ello que descubren la estrella más lejana jamás observada por el ser humano.



Un Gigantesco Lente Natural muy peculiar.

El fenómeno del lente gravitacional se formó por el cúmulo de galaxias que al interponerse frente al astro, crearon una lupa cósmica que ayudó a la amplificación de la luz de esta estrella dos mil veces su brillo; cabe recalcar que actualmente con la tecnología más reciente y los telescopios más potentes, solo podemos registrar estrellas individuales dentro de la vía láctea y de entre las galaxias más próximas, así que es prácticamente imposible observar estrellas individuales que se ubiquen a distancias mayores a los 100 millones de años luz…, Ícaro se encuentra 90 veces más lejos que esto, por lo tanto, no se hubiera jamás podido observar de no haberse presentado este fenómeno caprichoso formado por el cúmulo de galaxias llamado MACS J149+2223 que se encuentra a una aproximación de la tierra de unos 5,000 millones de años luz y, por otra parte, gracias a la ley física de perturbación que ejerce una masa en la trayectoria de los fotones que permitió el avistamiento de su luz.

—Es la primera vez que vemos una estrella tan lejana—comenta Patrick Kelly—. Investigador de la universidad de Minnesota y líder del estudio. —No es una galaxia ni tampoco una supernova o un estallido de rayos gamma, sino una estrella normal individualizable— comentó. 




Fotos del telescopio Hubble.

Historia de la estrella Ícaro.

La estrella se formó aproximadamente hace 4,400 millones de años poco después del origen del Big Bang, cuando el universo contaba con un tercio de su edad actual.

Ícaro es una estrella supergigante, sus características son: color azul, masiva, caliente, y mil veces más brillante que nuestro propio sol, explicó NASA.

Los astrónomos comenzaron una investigación en el año 2016 con el telescopio Hubble en busca de supernovas, cuando por fortuna se comenzó a vislumbrar una inesperada fuente luminosa proveniente de la galaxia que observaban y es ahí que comenzaron los análisis.





El astrofísico Patrick Kelly comentó —Ahora podremos estudiar en detalle cómo era el universo y específicamente cómo evolucionaron las estrellas y cuál es su naturaleza, casi desde los inicios del universo y las primeras generaciones de estrellas—

La estrella fue bautizada como Ícaro en honor a un personaje de la mitología griega. La historia nos narra que dicho personaje se acercó a nuestro sol desplegando sus enormes alas de cera para alcanzar la gloria; por otro lado, la estrella descubierta logró amplificar su luminosidad gracias a que se aproximó a una estrella muy similar a nuestro sol logrando su punto glorioso y por ello fue nombrada igual que el personaje Ícaro.

Nueve mil millones de años luz tardó su luz en llegar a nosotros, sin embargo, por la expansión del universo la ubicación de la estrella ahora se ubicaría a 14,000 millones de años luz de distancia, y digo “ubicaría” porque prácticamente la estrella actualmente ya no existe, lo que es una pena, pero que afortunadamente se pudo observar gracias a los caprichos de la propia naturaleza espacial, las leyes de la física, a la curiosidad del ser humano por saber que hay más allá, y por supuesto, a la invención de los telescopios cada vez más poderosos que nos permiten encontrar respuestas... “Es realmente fabuloso”.

                                     



Conclusiones.

El descubrimiento de Ícaro no solo es extraordinario por ser la primera vez en observar una estrella tan distante. El haber detectado la amplificación del brillo de una estrella individual permite de manera exclusiva estudiar y observar la materia obscura del cúmulo y determinar los orígenes precisos del universo.

La conclusión a este descubrimiento sin duda nos abren las puertas a nuevas maneras de investigación del universo por parte de los astrónomos; sin duda, las nuevas exploraciones traerán más casos interesantes de los cuales aprender cuando en el año 2019 sea puesto en órbita un nuevo telescopio llamado James Webb Space Telescope (JWST), más potente que el Hubble y que sin lugar a dudas nos permitirá estudiar estrellas individuales muy lejanas, incluso en galaxias todavía más lejanas a nuestro propio cúmulo.




Fotos del telescopio Hubble.


Suscríbete a nuestro blog para recibir más noticias y promociones. 

Recuerda compartir y dejar un comentario.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

0 comentarios



!Importante!


Por favor, procura que los comentarios que realices se encuentren relacionados con la entrada que acabas de leer. Comenta con tu nombre y no pegues enlaces.

Te pedimos también, que respetes los comentarios ya realizados. Así mismo, te notificamos que promocionales, comentarios ofensivos e ilegales, palabras altisonantes y anuncios serán automáticamente eliminados.